viernes, 2 de diciembre de 2016

EL PODRIDO "ARTE" DE LA "ÉLITE" PODRIDA

Marina Abramovic


Al calor de las pasadas (y reñidas) elecciones a la presidencia de los Estados Unidos , algunas plataformas alternativas de Internet, como 4Chan y Reddit, han puesto en circulación parte de  los e-mails hackeados por Wikileaks y el FBI a miembros del Partido  Demócrata americano. Algunos de estos escalofriantes informes están dejando al descubierto las extrañas aficiones de la mal llamada "élite" política mundialista. No resulta muy afortunado emplear la palabra "élite" en este  caso, porque los individuos que la componen proceden en su mayor parte de una selección a la inversa, como lo  demuestran sus bajas perversiones, o cuando menos el mal gusto que parecen tener.

Quizás sea todavía pronto para pronunciarse sobre el llamado  escándalo del "Pizzagate", que relaciona a algunos destacados responsables de la campaña demócrata a la presidencia (a John Podesta, jesuita y presidente de la campaña de Hillary Clinton como antes lo fue de la de Obama, a su hermano Tony Podesta, un conocido lobbysta y coleccionista de arte, a James Alefantis y a otros) con una presunta red de pedofilia satanista, que usaría como tapadera de sus actividades a la pizzería Comet Ping Pong de Washington D.C. Si este asunto no es más que pura conspiranoia basada en simples "juegos de salón", y John Podesta no es más que un satánico de Carabanchel, o se trata de algo más sustancioso, una trama oscura al estilo de Eyes Wide Shut, pero con niños a los que  se somete a abusos y asesinatos rituales, el tiempo lo dirá. O tal vez no. No sería, desde luego, la primera vez. Famosos son los aquelarres organizados por la baronesa  Rothschild en el Château de Ferriêres en los años 70. Escándalos pedófilos muy similares sacudieron en su momento  a las instituciones belgas y comunitarias,  y más recientemente al Parlamento Británico, envolviendo además a muchos personajillos famosos y mediáticos, como a sir Clement Freud (nieto de Sigmund) o a Jimmy Savile. Aunque  también suele ser habitual que tras el revuelo inicial se  intente cubrir todo por los medios oficiales, con un manto de silencio e impunidad.
El caso es que estos e-mails que se están filtrando sacan a la luz los vínculos que tienen determinados "artistas" satánicos, muy favorecidos por el actual establishment del arte contemporáneo subvencionado con dinero público,  y cuya temática favorita resulta cuando menos inquietante y perturbadora, y esta casta política de los mundialistas.
Por ejemplo, se ha demostrado la participación  el año pasado de los hermanos Podesta en una "Spirit Cooking" (Cocina Espiritista) oficiada por la veterana performer Marina Abramovic, famosa por sus misas negras ocultistas realizadas bajo el rótulo de "arte contemporáneo". Desde que empezó en el MoMa con estos eventos en 1996, lleva veinte años realizando estos aquelarres que ella considera "ritos para alimentar a los espíritus", y en los que los oficiantes cenan con sangre, coagulada con semen y leche materna, al más puro estilo de Aleister Crowley.
Esta bruja serbia, de cuyas andanzas ya hablamos anteriormente en una entrada dedicada a las artistas feministas, dice cosas así para justificar su trabajo: "Si realizas una misa negra en una galería de arte, entonces se trata de arte. Si lo haces en otro contexto, en círculos espiritistas, en una casa privada o en un show televisivo, no es arte. La intención y el contexto en el que se realiza es lo que determina si se trata de arte o no."

"Destripadores" de Biljana Djurdjevic

En su lujosa mansión de Kalorama, Tony Podesta ha creado una especie de museo de los horrores con lo más perverso del arte contemporáneo. Entre sus "artistas" favoritos está la pintora Biljana Djurdjevic, también serbia como la Abramovic, y tan retorcida como ella. El tema recurrente de sus cuadros es la representación de niños y niñas de corta edad, maniatados en posturas extrañas y a veces hasta colgados de ganchos de carnicero en espacios azulejados y con sumideros, listos para sufrir torturas o servir en algún ritual sadomasoquista. A veces también retrata a los siniestros verdugos y a sus presos de presa. Toda una "bella artista", la tal Biljana.
Otra "artista" no menos escabrosa favorecida por el mecenazgo de los hermanos Podesta es la escultora francesa Louis Bourgeois, autora de unas curiosas figuras decapitadas en poses convulsas, como atacadas por la histeria, y que a alguno le han llamado la atención, porque recuerdan a como dejaba a sus víctimas Jeffrey Dahm, un famoso serial killer. Trevor Brown, otro del grupo, es un ilustrador británico residente en Japón cuyos dibujos de estilo manga y aparentemente inocentes esconden mensajes de porno duro y sadomasoquismo. Y hay más artistas raritos por el estilo: Vik Muniz, Olafur Eliasson, Antony Gormley, etc. etc. La lista es larga, y si alguien tiene curiosidad puede consultar en Internet y descubrir los gustos pervertidos de nuestra clase dirigente.
Ya alertamos en otra ocasión que las "elites" mundialistas, tanto en los USA como en la Unión Europea, tienen una extraña inclinación por los espectáculos con tintes satánicos, que los performanceros suelen disfrazar bajo el rótulo de "arte contemporáneo". Ya lo vimos el verano pasado en la inauguración del Gotthard Base Tunnel, el tunel más largo del mundo, bajo los Alpes.

El inesperado triunfo de un outsider como Donald Trump está poniendo nerviosos a unos cuantos, porque temen que el tinglado que tan bien les funcionaba hasta ahora se ponga en peligro. Estando así las cosas, es posible que aún se descuiden más y aparezcan nuevas y sorprendentes revelaciones sobre las fechorías perpetradas por estos adoradores de Moloch.


No hay comentarios:

Publicar un comentario